LA POSADA

La POSADA (mayúsculas), ordenada construir por el Duque de Lerma en el siglo XVII para albergar al rey Felipe III y sus ilustres invitados, como Rubens o Lope de Vega,
fue adaptada como alojamiento turístico en 2003.

El palacio, sobrio y de estilo herreriano, equilibrado en sus proporciones y formas , conserva intacta su arquitectura exterior original.
Es la fachada principal, con su balcón y blasones de las casas nobles de Lerma y Medinaceli, la que asume la carga representativa de tan emblemático edificio.

Junto con sus 18 habitaciones, distribuidas en dos plantas, la POSADA dispone de comedor, salón, cafetería, zona de juegos, piscina, jardines,instalaciones deportivas (una pista de padel, una pista de tenis, una pista multiportiva, rutas de senderismo, running y bicicleta) y parking.