ERMITA DE SAN ANDRÉS

Junto a la POSADA se erige una sencilla ermita, construída en el S.XVI y restaurada en la década de 1950, que conserva en su interior una pila bautismal del S.XIV y un magnífico retablo de finales del siglo XV y delicado estilo hispanoflamenco.

Una talla de San Andrés, bajo un enorme dosel, preside un conjunto con predela y dos cuerpos superiores decorados por filigranas doradas.

En las seis tablas inferiores, de excepcional factura y distinto autor que las ocho pinturas superiores, se narra la vida del titular del retablo y se representan a los cuatro evangelistas acompañados por Santa Catalina y Santa Bárbara.